CONSIGUE UNA PIEL SIN MANCHAS

CONSIGUE UNA PIEL SIN MANCHAS

El invierno es la mejor época del año para tratar las manchas faciales y corporales, uno de los problemas estéticos más comunes y que se agrava con la exposición solar propia del verano.
Es necesario distinguir entre las lesiones hiperpigmentadas conocidas como léntigos y las manchas pigmentarias hormonales como el melasma, que surgen a partir del embarazo, cambios hormonales, toma de anticonceptivos, etcétera.
Cada tipo de mancha tiene un origen distinto y, por lo tanto, una forma de tratamiento diferente. Así que el primer paso es que nuestros doctores realicen un diagnóstico para recomendarte la mejor manera de tratarlas.

Melasma, un problema estético, que afecta la vida de las personas
El melasma, que se conoce popularmente como “paño”, es un trastorno cutáneo, que se manifiesta en zonas como mejillas, nariz, pómulos, labio superior o frente y que puede tener su origen en diversos factores: genético, hormonal, uso de anticonceptivos o enfermedades endocrinas.
El sol es uno de los principales factores que contribuyen y agravan su desarrollo. Otros factores que pueden tener un papel preponderante son la predisposición familiar, la edad y el uso de ciertos fármacos.
El melasma, aunque no presenta ningún inconveniente para la salud, sí puede mermar la calidad de vida de la persona que lo padece por los efectos estéticos que genera.
En el caso concreto del melasma facial, el láser no es el mejor tratamiento, pues se corre el riesgo de que el paciente sufra un rebrote pigmentario que oscurecería la zona tratada. Sin embargo, gracias a nuestros tratamiento combinados, que incluyen mascarillas y cremas despigmentantes, conseguimos resultados muy satisfactorios.

Los léntigos, un delator de la edad
Las lesiones hiperpigmentadas, conocidas comoléntigos, aparecen con la edad. Suelen distribuirse por el dorso de las manos, las sienes o las mejillas, porque son áreas a las que les ha tocado el sol durante toda la vida.
Son manchas de color que van desde el marrón claro hasta el negro, pero generalmente tienen una forma regular, con bordes bien delimitados y un color uniforme.
El láser que empleamos en Clínicas Sanchis Cardona para tratar estas manchas faciales y corporales es el Medlite (USA) Q-Switched de 532 mm, diseñado para producir un determinado rango de longitudes de onda que son absorbidas por el pigmento, lo que le convierte en un láser excelente para eliminar completamente o atenuar muchísimo esas manchas, sin lesionar la piel no pigmentada que hay bajo y alrededor.
Este tratamiento actúa emitiendo una energía capaz de fragmentar selectivamente los pigmentos de melanina, de manera que el cuerpo pueda eliminarlos progresivamente en una semana.
Dada la rapidez de disparos del láser Medlite -su frecuencia es de 10 disparos por segundo-, cada sesión dura alrededor de 10 minutos pudiendo tratar varias zonas en la misma sesión (cara, manos y escote) y, salvo en casos especiales, es suficiente una única sesión.

Una piel sin manchas, una piel más joven
Quitar las manchas de la piel, ya sean léntigos o melasma, supone un cambio de imagen notorio y una estrategia de rejuvenecimiento efectiva, que deja muy satisfechos a los pacientes. Sin olvidar que, tras estos tratamientos, y para evitar el resurgimiento de nuevas manchas, es necesario usar protección solar de amplio espectro de manera constante.
Si estás interesado, no dudes en consultar a nuestros especialistas para contar con más información sobre el tratamiento de las manchas.

El invierno es la mejor época del año para tratar las manchas faciales y corporales, uno de los problemas estéticos más comunes y que se agrava con la exposición solar propia del verano.


Es necesario distinguir entre las lesiones hiperpigmentadas conocidas como léntigos y las manchas pigmentarias hormonales como el melasma, que surgen a partir del embarazo, cambios hormonales, toma de anticonceptivos, etcétera.
Cada tipo de mancha tiene un origen distinto y, por lo tanto, una forma de tratamiento diferente. Así que el primer paso es que nuestros doctores realicen un diagnóstico para recomendarte la mejor manera de tratarlas.

Melasma, un problema estético, que afecta la vida de las personas
El melasma, que se conoce popularmente como “paño”, es un trastorno cutáneo, que se manifiesta en zonas como mejillas, nariz, pómulos, labio superior o frente y que puede tener su origen en diversos factores: genético, hormonal, uso de anticonceptivos o enfermedades endocrinas.
El sol es uno de los principales factores que contribuyen y agravan su desarrollo. Otros factores que pueden tener un papel preponderante son la predisposición familiar, la edad y el uso de ciertos fármacos.
El melasma, aunque no presenta ningún inconveniente para la salud, sí puede mermar la calidad de vida de la persona que lo padece por los efectos estéticos que genera.
En el caso concreto del melasma facial, el láser no es el mejor tratamiento, pues se corre el riesgo de que el paciente sufra un rebrote pigmentario que oscurecería la zona tratada. Sin embargo, gracias a nuestros tratamiento combinados, que incluyen mascarillas y cremas despigmentantes, conseguimos resultados muy satisfactorios.

Los léntigos, un delator de la edad
Las lesiones hiperpigmentadas, conocidas comoléntigos, aparecen con la edad. Suelen distribuirse por el dorso de las manos, las sienes o las mejillas, porque son áreas a las que les ha tocado el sol durante toda la vida.
Son manchas de color que van desde el marrón claro hasta el negro, pero generalmente tienen una forma regular, con bordes bien delimitados y un color uniforme.
El láser que empleamos en Clínicas Sanchis Cardona para tratar estas manchas faciales y corporales es el Medlite (USA) Q-Switched de 532 mm, diseñado para producir un determinado rango de longitudes de onda que son absorbidas por el pigmento, lo que le convierte en un láser excelente para eliminar completamente o atenuar muchísimo esas manchas, sin lesionar la piel no pigmentada que hay bajo y alrededor.
Este tratamiento actúa emitiendo una energía capaz de fragmentar selectivamente los pigmentos de melanina, de manera que el cuerpo pueda eliminarlos progresivamente en una semana.
Dada la rapidez de disparos del láser Medlite -su frecuencia es de 10 disparos por segundo-, cada sesión dura alrededor de 10 minutos pudiendo tratar varias zonas en la misma sesión (cara, manos y escote) y, salvo en casos especiales, es suficiente una única sesión.

Una piel sin manchas, una piel más joven
Quitar las manchas de la piel, ya sean léntigos o melasma, supone un cambio de imagen notorio y una estrategia de rejuvenecimiento efectiva, que deja muy satisfechos a los pacientes. Sin olvidar que, tras estos tratamientos, y para evitar el resurgimiento de nuevas manchas, es necesario usar protección solar de amplio espectro de manera constante.
Si estás interesado, no dudes en consultar a nuestros especialistas para contar con más información sobre el tratamiento de las manchas.