AQUALYX VS BELKYRA (KYBELLA)

AQUALYX VS BELKYRA (KYBELLA)

¿Qué ha ocurrido entre estos dos grandes tratamientos de la industria farmacéutica?

El pasado 1 de Abril, los laboratorios Allergan presentaron en Madrid su nuevo producto para disolver la grasa submentoniana. Ya utilizado desde hace mas de un año en EEUU, donde su nombre comercial es Kybella y tiene aprobación de la FDA. Este producto será distribuido únicamente a clínicas especializadas a través del depósito farmacéutico dada su condición de medicamento por su composición Ac Deoxicólico.


Ya antes se ha estado utilizando en España en clínicas médicas especializadas para disolver grasa otro producto denominado Aqualix cuya composición era deoxicolato de sodio y cuya técnica se denomina intralipoterapia. Curiosamente, su aprobación es como un“ dispositivo médico indicado para el tratamiento no quirúrgico de la adiposidad localizada”.


Ambos compuestos son productos con mecanismo de acción similar al Ac. Ursudesoxicólico que es un ácido presente en la bilis humana y que su función es disolver el colesterol y la grasa en los intestinos.


No se cuales han sido los mecanismos para la aprobación de belkira en EEUU, pero de seguro han sido costosos y con muchos estudios de base para poder ser aprobado por la FDA y unicamente tienen autorización para tratar la grasa submentoniana, imagino que poco a poco tras la presentación de estudios se irá autorizando para tratamiento de mas zonas del cuerpo.


Lo que no encaja bien ahora, es como un producto similar como el Aqualix, en Europa, tenga la autorización ya desde hace años para ser infiltrado en cualquier parte del cuerpo sin ser considerado medicamento.


Lógicamente, esta discrepancia no podía mantener a los dos productos en el mismo territorio y al parecer Aqualix ha sido revisado por la autoridades sanitarias y retirado temporalmente del mercado e imagino se le exigirá sea comercializado como medicamento, para lo cual le espera un largo y costoso periodo de estudios y burocracia que si llega a buen fin, su precio dejará de ser tan asequible para todos como lo era hasta ahora, pero eso si, la seguridad será mayor.

¿Qué ha ocurrido entre estos dos grandes tratamientos de la industria farmacéutica?

El pasado 1 de Abril, los laboratorios Allergan presentaron en Madrid su nuevo producto para disolver la grasa submentoniana. Ya utilizado desde hace mas de un año en EEUU, donde su nombre comercial es Kybella y tiene aprobación de la FDA. Este producto será distribuido únicamente a clínicas especializadas a través del depósito farmacéutico dada su condición de medicamento por su composición Ac Deoxicólico.


Ya antes se ha estado utilizando en España en clínicas médicas especializadas para disolver grasa otro producto denominado Aqualix cuya composición era deoxicolato de sodio y cuya técnica se denomina intralipoterapia. Curiosamente, su aprobación es como un“ dispositivo médico indicado para el tratamiento no quirúrgico de la adiposidad localizada”.


Ambos compuestos son productos con mecanismo de acción similar al Ac. Ursudesoxicólico que es un ácido presente en la bilis humana y que su función es disolver el colesterol y la grasa en los intestinos.


No se cuales han sido los mecanismos para la aprobación de belkira en EEUU, pero de seguro han sido costosos y con muchos estudios de base para poder ser aprobado por la FDA y unicamente tienen autorización para tratar la grasa submentoniana, imagino que poco a poco tras la presentación de estudios se irá autorizando para tratamiento de mas zonas del cuerpo.


Lo que no encaja bien ahora, es como un producto similar como el Aqualix, en Europa, tenga la autorización ya desde hace años para ser infiltrado en cualquier parte del cuerpo sin ser considerado medicamento.


Lógicamente, esta discrepancia no podía mantener a los dos productos en el mismo territorio y al parecer Aqualix ha sido revisado por la autoridades sanitarias y retirado temporalmente del mercado e imagino se le exigirá sea comercializado como medicamento, para lo cual le espera un largo y costoso periodo de estudios y burocracia que si llega a buen fin, su precio dejará de ser tan asequible para todos como lo era hasta ahora, pero eso si, la seguridad será mayor.